Thelma Aldana y el guirigay chapín

Virgilio Álvarez Aragón | Política y sociedad / PUPITRE ROTO

Ante la escasez de propuestas de construcción de un país incluyente, que ofrezca a todos sus ciudadanos condiciones reales para ejercer sus derechos y cubrir sus necesidades básicas con decoro, a no muy pocos guatemaltecos ha llenado de esperanzas la posible candidatura presidencial de la exjefa del Ministerio Público –MP–, quien ostenta el mérito de haber puesto detrás de las rejas a un buen número de apropiadores ilegales de los recursos públicos.

El doloroso, y aún largo ocaso del régimen jimmyefecenista, ineficaz e ineficiente por donde se le mire, hace que la expectativa de un cambio por ella liderado sea cada vez más grande y, en consecuencia, analizado con mayor cuidado por quienes tienen poco o mucho que perder si el régimen corrupto, que empresarios y militares han impuesto por décadas en el país, llegara a ser mínimamente cuestionado desde el Ejecutivo.

Ya hemos sabido cómo, empresarios y Gobierno, se han aliado para expulsar a la Cicig, desmantelar al MP y apropiarse de la Corte de Constitucionalidad, con el simple propósito de comprar impunidad para sus crímenes y delitos. Pero esa persecución judicial a esa apropiación vil y descarada de los recursos públicos ha fracturado también al bloque en el poder, por lo que lo primero que hay que señalar es que en el carro electoral de la señora Aldana está, sin rubor, un sector del alto empresariado chapín.

No les ha sido difícil, pues ella misma, desde que hizo saber que podría ser candidata, dejó en claro que es de derecha. No ha explicado bien a qué sector de la derecha se refería pues, como cualquier medianamente entendido en la política sabe, así como hay varias corrientes y tendencias en la izquierda, también las hay en la derecha, pues el mundo de la política, como en todos los ámbitos de la vida social de la humanidad, no caben las simplificaciones dicotómicas, aunque muchos, más por maña que por incapacidad, insistan en ellas.

Sin embargo, dada la coyuntura en la que ha resultado posible candidata, no ha tenido el tiempo ni condiciones para construir el instrumento político con el cual participar electoralmente, de manera que pudiera dar identidad ideológica a su propuesta. Y si bien esta podría ser su virtud, pues no hay una franquicia electoral que esté instrumentalizando, es también su debilidad, pues tiene que abocarse a las ya existentes para hacer viable su candidatura. Descartada la UNE, por tener ya candidata y no querer cargar con el rechazo que esta tiene en amplios sectores urbanos, tampoco ninguno de los partidos de las derechas más duras podrían apoyarla, pues no solo están salpicados de corrupción, sino que representan visiones altamente sectarias y su plan de futuro es la Guatemala de ayer. Además, cada cual cuenta ya con su propio dueña(o)-candidata(o).

Tampoco la podrían apoyar los partidos que las organizaciones campesinas logren poner en marcha, como es el caso del Movimiento de Liberación de los Pueblos –MLP– de Codeca, pues sus agendas de corto y mediano plazo no se compatibilizan con las de Aldana y sus principales promotores.

Ha dispuesto, pues, sondear en alternativas más al centro o en extremos sin propietarios, por lo que su primer acercamiento fue con Encuentro por Guatemala (EG) y lo que podría llegar a ser el partido del Movimiento Semilla, centro derecha y centro izquierda, respectivamente. Pero fue solo intentarlo para que Salvador Paiz accionara su venganza, presentando senda denuncia contra EG, con el claro interés de inviabilizar la candidatura de Aldana.

Fotografía tomada de Publinews.

Incluido en el grupo de empresarios que cínicamente defraudaron las elecciones anteriores, financiando ilegalmente a Jimmy Morales, el que le hayan descubierto y denunciado es algo que, al parecer, nunca le perdonarán. Todo parece indicar que, para ellos, el MP podía perseguir funcionarios corruptos, pero nunca a la flor y nata del gran capital. Intocables, han decidido, no solo expulsar a la Cicig, sino mantener con aire artificial a Jimmy Morales y, como empieza a notarse, siguiendo sus instrucciones, su sucesora en la Fiscalía General ha decidido sacar las uñas y hacerle la vida imposible.

Aldana, en su proyecto de llevar a cuantos grupos sea dentro de su carro, y hacer ganadora su candidatura, ha conversado con actores tan disímiles como los nostálgicos del MLN y la dirección de la URNG-Maiz, así como con militares, dirigentes sindicales y columnistas. Con nadie ha sellado pactos ni nada por el estilo. Han sido simples conversaciones de acercamiento que se han transparentado. Pero ha sido solo aparecer fotografiada con unos para que los del otro bando, especialmente los de los extremos, esos que todo lo simplifican y se autonombran la pureza de la derecha o la izquierda encarnadas, se tomen de los cabellos, rasguen sus vestiduras y digan que así es imposible darle su apoyo. Que ¡ya vieron!, es más rojo-comunista que una sandía, o que representa las alianzas rosalilas del pentágono y Soros en extraña e inédita alianza.

Por otro lado, ni siquiera se han impreso los boletos y ya los posibles viajeros no solo se pelean por ir junto a la conductora, sino que los de afuera, los que no han sido ni siquiera invitados, dicen que así ellos no van, satanizando de entrada este propósito de un amplio frente contra la corrupción. Frente que, en las prisas por construir candidaturas, no ha conseguido estructurar una propuesta clara de gobierno.

Enfermos de caudillismo, los políticos y financistas guatemaltecos buscan al salvador de su mundo, sea para imponer a golpe y porrazo la restauración fascista conservadora, sea para supuestamente salir ilesos en ese salto al futuro, sea para hacer la revolución que en ninguna parte del mundo ha sucedido. Pero todos parecen estarse olvidando de lo más importante: construir una propuesta política que, si bien debe tener como piso la lucha contra la corrupción, deberá presentar ante el electorado una propuesta viable para resolver los tres grandes problemas que el ciudadano común y corriente enfrenta todos los días, el desempleo, el alto costo de la vida y la violencia. Sin propuestas claras para el corto y mediano plazo en esos asuntos, todo grito, cancioncita o promesas serán vanas y oportunistas.


Fotografía principal tomada de Soy502.

Virgilio Álvarez Aragón

Sociólogo, interesado en los problemas de la educación y la juventud. Apasionado por las obras de Mangoré y Villa-Lobos. Enemigo acérrimo de las fronteras y los prejuicios. Amante del silencio y la paz.

Pupitre roto

2 Commentarios

arturo ponce 22/10/2018

Análisis lógico Virgilio, pero como estamos en el País en donde se ven en cada momento muertos acarreando bultos y gente desnuda con las manos entre la bolsa, hasta no ver, no creer; le queda duro desmentir lo publicado recientemente respecto a la compra de un edificio máxime si sus contrincantes politiqueros se empeñan mas en fundamentar sus exposiciones……. Ya es hora de un salvador pero con intereses de todos los bandos tan fuertes seguirá siendo un fiambre la guayaba para el que logre llegar.

Alfredo Porras Smith 20/10/2018

Felicitaciones al señor Alvarez Aragón por tan claro y puntual artículo.

Dejar un comentario