Nuestra tragedia

Meme Barrientos | Literatura/cultura / APRENDIZ DE ALERO

Este espacio de opinión he querido enfocarlo para valorar el patrimonio cultural, cuestionar y criticar, ya sea negativa o positivamente, trabajos o procedimientos que se están realizando alrededor de nuestro legado artístico e histórico. Lamentablemente, los últimos sucesos que han afectado nuestro país no pueden pasarse por alto ni se pueden ignorar.

El domingo 3 de junio del año 2018 quedará marcado en los anales de la historia de Guatemala. Nuestro territorio, desde le época hispánica, ha estado marcado por acontecimientos marcados por la tragedia y el sufrimiento, ya sean causados por la naturaleza o por bárbaras decisiones ideológicas que han desatado los instintos más bajos del ser humano. Pero el 3 de junio será recordado nuevamente por el implacable golpe de la naturaleza, esa que nos acoge y nos da la vida, la que nos regala espectáculos hermosos que han sido sujetos artísticos desde los comienzos de la humanidad, inspirando al hombre a idealizarla e imitarla.

La tragedia del Volcán de Fuego pasa a ser parte de un hilo de malos manejos de la gestión pública, viene a llenar el bolsón de la vergüenza del detestable gobierno de Morales (perdón si no le digo presidente pero no se lo merece, perdón si no lo llamo por su nombre pero me da vergüenza), pasando por lamentables y tristes sucesos como la tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en donde no pudieron proteger la vida de las 56 menores a su cargo cuando en flagrancia fue notoria la negligencia de las autoridades para evitar el detonante de la tragedia, el traslado de la embajada de Guatemala a Jerusalén dándole la espalda a todos los amigos de la comunidad árabe, sus vínculos con los operadores más oscuros, corruptos y espurios del sistema, la depuración de las pocas y probas personas de su gabinete para darle lugar a gente amañada de la “vieja política” o con carencias en las capacidades para ejercer los puestos obviamente dados por compadrazgos o pago de favores, y un largo etcétera. que me llevaría este espacio en enumerar.

Este trágico acontecimiento dejo nuevamente en evidencia la incapacidad de las autoridades a cargo de las entidades de protección civil, en este caso CONRED encabezada por Sergio Cabañas, quien no giro las instrucciones necesarias para desalojar las comunidades rurales de San Miguel los Lotes, El Rodeo y Las Lajas poblaciones que serían sepultadas por un lahar que destruyó toda la vida que se le puso en el camino, no así el complejo recreativo La Reunión, centro en donde “otro tipo de gente” se reunía para jugar al golf y pasar el día a los pies de los colosos que decoraban espectacularmente las fotografías para las redes sociales. A ellos sí les dio tiempo de desalojar y llegar a un lugar seguro. Es inconcebible el cinismo y los ridículos argumentos bajo los que las autoridades de gobierno se han escondido para minimizar los números reales de la tragedia y la negligencia de no aceptar la mano de los países hermanos que buscaban colaborar ante las circunstancias, manteniendo total hermetismo sobre la magnitud del lamentable suceso. Realmente quisiera buscar humanidad en este gobierno pero dadas las circunstancias no puedo dejar de pensar que inescrupulosamente podrían llegar a sacar un beneficio sobre la tragedia.

Morales es el gobernante de Guatemala con la imagen más desgastada en la era democrática. Su falta de carácter y sus reacciones hepáticas y berrinchudas ante las circunstancias adversas, son una muestra de su falta de preparación para el cargo que sus amigos militares y empresarios le asignaron. Nos quedan 19 largos meses que recorrer para deshacernos de este mal chiste y debemos de aprender de las malas experiencias como la actual administración, que bien puede encajar como una de las calamidades más que nos han tocado vivir y toca levantarnos. Pero para hacer las cosas de una mejor manera tenemos que buscar cambiar el sistema de partidos políticos viciado y corrompido por las élites de poder económico que nos han mantenido en el atraso y en la marginalidad, marginalidad que mandó a la población a vivir en las laderas de los volcanes, a la orilla de los caudalosos ríos, en los barrancos y debajo de los puentes, porque las buenas tierras, esas están para “generar desarrollo” y darle lugar a la industria, en las buenas tierras se siembra la caña, la palma, el banano y pasta el ganado.

Cambiemos nuestro país, busquemos evitar nuevamente una tragedia , busquemos el verdadero desarrollo de nuestro pueblo en base a la academia, la cultura, la educación y la salud para todos y no para beneficio de unos cuantos, que ya bastante daño nos han hecho.

¡Qué los pobres no sigan poniendo los muertos!


Meme Barrientos

Licenciado en Arte y restaurador de bienes muebles, carrera que amo y me quita el sueño. Apasionado de la historia del arte guatemalteco, admirador y fanático de la arquitectura. Acumulador compulsivo de historias de antes y de objetos de otras épocas. Un alma vieja pérdida en este trajeteado siglo.

Aprendiz de alero

0 Commentarios

Dejar un comentario