López Obrador y la Biblia

Víctor Manuel Reynoso Angulo | Política y sociedad / INTERÉS PÚBLICO

El viernes pasado, el presidente López Obrador, en un discurso en Aguascalientes, citó a la Biblia como fundamento de la relación entre gobernados y autoridad. No es la primera vez que hace alusiones religiosas en actos públicos, algo extraordinario en la política mexicana. Vicente Fox, cuando presidente, alguna vez exhibió un crucifijo. Se le vino medio mundo encima y no volvió a hacerlo. En contraste, nadie parece criticar a López Obrador por sus reiteradas referencias a la religión.

Esta indiferencia o aceptación tácita puede deberse a varias causas. Puede ser que, como en otros casos, se le tolera al tabasqueño lo que no se le toleraría a otros, debido a que se tiene una gran confianza en su persona. Otra, que hay tantos puntos que criticar que este se deja de lado. Habría una tercera causa: que la sociedad ha madurado, que es más secular que nunca, y que no hay problema en mezclar religión con política.

Ciertamente estamos muy lejos de la realidad del país cuando la guerra de Reforma, acontecida hace 160 años. La Iglesia católica está lejos de tener el poder económico, político y cultural que tenía entonces. La sociedad es mucho más plural. Aunque la mayoría de los mexicanos se declaran católicos, el porcentaje de ciudadanos que profesan otra religión o no profesan ninguna se ha incrementado.

Pero a pesar de esos cambios, creo que es importante distinguir política y religión. La primera es el ámbito de lo relativo, lo contingente, lo discutible. La segunda es, generalmente, el ámbito de lo absoluto. Confundirlas ha dado lugar a desastres.

En los años veinte el Gobierno mexicano quiso regular las prácticas religiosas. Dio lugar a una fuerte reacción de la Iglesia católica: la huelga de cultos. Se suspendió la actividad religiosa de ese credo. El resultado fue la guerra Cristera, una de las más crueles y absurdas que hemos tenido. De entre todas las tragedias que vivió la nación mexicana en el siglo XIX la peor fue la guerra de Reforma, también de carácter religioso.

«Pocas cosas hay tan peligrosas como un político que siente que trae a dios en su bolsillo», dice el dicho. Aunque las intenciones sean nobles, como la opción preferencial por los pobres, el riesgo existe. Ahí está Daniel Ortega en Nicaragua, cristiano metido a político, que encabeza hoy una dictadura similar a la que derrotó fines de los setenta, la de Anastasio Somoza. La Revolución Sandinista, no favoreció a los pobres: los utilizó para que un grupo político se enquistara en el poder. La utilización política de los desfavorecidos es algo frecuente en la historia contemporánea de muchos países.

Por el simple recuerdo de estos y muchos otros acontecimientos en los que la religión metida en la política ha dado lugar a tragedias, el presidente debería tener más cuidado en sus dichos. Más aún cuando sigue distinguiendo con claridad a sus adversarios. Cuando le preguntaron cómo vería sus primeros cien días de gobierno en términos de su deporte favorito, el béisbol, respondió que le iba ganando a «los conservadores, los fifís». No ha tenido una referencia claramente religiosa para designar a quienes supuestamente va derrotando. Pero hay una línea muy delgada entre reiterar un discurso religioso y aplicarlo a los adversarios. En forma y en fondo.


Víctor Manuel Reynoso Angulo

Profesor investigador de la Universidad de las Américas, Puebla. Doctor en Ciencias Sociales por el Colegio de México, maestro en Ciencia Política por FLACSO México y licenciado en Sociología por la UNAM.

Interés público

Correo: vmra58@yahoo.com.mx

Un Commentario

RudyC. 15/03/2019

No soy religioso pero tampoco antirreligioso, es decir, siempre y cuando no se utilice la religión como una droga que no deja ver la realidad.
Me parece que a AMLO se le ha atacado de muchos lados y en 100 días se le han abierto muchos frentes.
Se espera mucho de alguien que llega con tantas expectativas.
No ha empezado las reformas de fondo, hay que esperar.
Felicitaciones por su artículo.

Dejar un comentario