Igualdad de oportunidades: ¿por qué es tan importante la desigualdad educativa?

-Edgar Florencio Montúfar Noriega / IDEAS AL AGUA

La sociedad guatemalteca asume que todos somos iguales. No importa el sexo, origen étnico, situación de clase, lugar de residencia, religión o trabajo de la persona. Todos los guatemaltecos y guatemaltecas somos iguales. Si alguien está en desacuerdo con esto lo puede colocar en los comentarios (y así por lo menos tengo alguno). Quizás la sociedad guatemalteca lo asume porque es lo que la lógica dicta pero no porque lo sienta (ejercicio: ¿te sientes igual a él/ella?).

A pesar de lo que sentimos, la idea de igualdad se ha instalado en nuestras mentes, discursos y formas de tratar de explicar el mundo. Pero somos capaces de tolerar, sin el menor sentimiento, la gran desigualdad que existe en el país.

La tolerancia a esta desigualdad se puede explicar porque le trasladamos a la persona la responsabilidad de su situación. No es responsabilidad de la colectividad. Las personas que están en la pobreza o pobreza extrema lo están por haber tomado malas decisiones. Un ejemplo claro es la idea de que las personas que estudian y aprovechan sus estudios logran obtener los mejores trabajos, mientras que aquellos que no estudiaron o que no aprovecharon la oportunidad de estudiar tendrán los ingresos más bajos o les será difícil encontrar trabajo.

Esta lógica de trasladar la responsabilidad a la persona individual tiene un supuesto previo: el de igualdad de oportunidades, lo cual se resume en que todas las personas han tenido en su infancia la misma oportunidad de estudiar, han tenido la misma educación y la han recibido en las mismas condiciones.

Todas las personas deben tener la misma oportunidad de estudiar, implica que todos y todas deben poder acceder a la educación preprimaria, haber iniciado primero primaria a los 7 años y que al concluir la primaria existieran diferentes opciones para el nivel medio. Si no hay opciones a elegir no hay responsabilidad personal en el resultado.

Todas las personas deben tener acceso a la misma educación, implica que no importa donde se encuentren los estudiantes cursando, recibirán los mismos contenidos. Así, la diferencia entre los individuos se deberá al interés y al esfuerzo individual. Por ello es tan importante que exista un currículo nacional base y estándares nacionales que orienten a los profesores y directores de centros educativos de los contenidos que deben enseñar.

En las mismas condiciones, implica que todos y todas deben estudiar sin limitaciones de distancia, recursos, etcétera. Y por ello son centrales las evaluaciones estandarizadas, ya que demuestran como las desigualdades socioeconómicas y culturales (o de clase social) influyen en el aprendizaje de los estudiantes.

Si el supuesto de igualdad de oportunidades se cumple, la responsabilidad radica en el individuo, pero si el supuesto no se cumple, la responsabilidad radica en la sociedad, por lo que la sociedad debe de asumir buena parte de la responsabilidad y subsanar las necesidades de los sectores más bajos. Sobre todo porque el hecho de haber tenido acceso a la educación en la infancia, a una mayor cantidad de contenidos y en mejores condiciones socioeconómicas garantizó mejores ingresos en una sociedad donde se negó el acceso, contenidos y condiciones iguales a muchos otros.

Edgar Florencio Montúfar Noriega

Hijo, padre, esposo, hermano, sociólogo y pecador creyente que vuelve a pecar

Ideas al agua


0 Commentarios

Dejar un comentario