El lado oscuro de emprender

Jiménez Suchité | Política y sociedad / EL LADO OSCURO DE EMPRENDER

Emprendimiento, emprendimiento y emprendimiento. Ahora escuchas esta palabra en todos lados, la mencionan en tu trabajo, en tu escuela, universidad, familia, iglesia… la menciona el presidente del país en sus discursos y hasta el papa en Roma, la escuchas en un anuncio de gaseosas y en otro de papel higiénico. Vamos, que hasta vos la has comenzado a usar sin darte cuenta.

¿Qué es emprender?

Vámonos por lo simple: es comenzar algo. Si me propongo comenzar a levantarme temprano para salir a correr porque quiero participar en una maratón, ya estoy emprendiendo, tengo un objetivo claro. Sin embargo, lo más seguro es que solo escuchemos hablar de emprendimiento en el contexto de iniciar un negocio, que es también de lo que se trata este espacio.

Pero, ¿por qué ahora todo el mundo habla de iniciar un negocio?

Emprender no es nada nuevo, el ser humano viene emprendiendo desde siempre y en Guatemala no es una opción, es una necesidad. Tomando en cuenta los índices de desempleo en nuestro país, emprender es sobrevivir. Hay muchas instituciones que están trabajando programas para incentivar el emprendimiento como una estrategia para atacar la inmigración por desempleo, una forma de abrir nuevos caminos creando oportunidades sostenibles para la población, donde todos contribuyamos también a la generación de empleos. Esta es una labor muy complicada, porque se viene luchando contra un sistema de educación que desde sus inicios se dedica en todos sus niveles a crear mano de obra para las empresas que ya existen. Lo bueno es que ya se han dado pasos importantes.

Por otro lado, están los que nos hablan de emprendimiento porque nos quieren vender algo, ya sea porque sus productos o servicios están enfocados para personas que inician un negocio o porque el tema es tendencia y las empresas deben estar a la moda para poder vender.

Sin importar quien toque el tema, casi siempre se habla desde un lado positivo y motivador, a los emprendedores no se les muestra un panorama completo donde puedan analizar los escenarios más pesimistas de sus proyectos antes de que sucedan. Esto es una irresponsabilidad muy grande, porque en Guatemala la mayoría de los emprendimientos se muere en una fase temprana y del resto muy pocos consiguen generar valor diferenciado. Es como mandar a alguien a la guerra motivándolo solo con los bonitos paisajes que verá, pero ocultándole las muertes y qué debería hacer para salvar su vida.

Emprender es complejo y tiene muchos matices, los cuales van cambiando según la cultura y tradiciones del lugar donde se emprenda. Por eso es que no existe una fórmula mágica para no fracasar en el intento, por más que abunden conferencistas y escritores de libros motivacionales diciéndonos que la hay. Existen metodologías para reducir los riesgos, eso sí, pero aún estas metodologías necesitan ser tropicalizadas al lugar donde se aplicarán para que no sean incoherentes y puedan tener un impacto positivo.

Como asesor de emprendimientos trabajo todos los días con varios emprendedores y emprendedoras, son gente soñadora y perseverante que no busca solo palabras bonitas y altisonantes, sino algo concreto que les permita hacer realidad sus proyectos. Por eso, además de motivarlos, les muestro el lado oscuro de emprender, todos esos detalles que no se cuentan y que son necesarios para poder iniciar un negocio en Guatemala. Eso mismo haré dos veces al mes en este espacio que gAZeta me ha brindado amablemente. Espero que les sea útil.


Imagen principal tomada de Videoblocks.

Jiménez Suchité

Es emprendedor y asesor de emprendimientos certificado por el Ministerio de Economía y la Universidad de Deusto, trabaja formando emprendedores en Coosajo R.L. y en la red nacional de consultores «Soluciones Empresariales», donde dirige la Academia de Ventas y capacita equipos de trabajo. Escribe «El lado oscuro de emprender» porque cree que los emprendedores no solo deben conocer el mundo color de rosa del emprendimiento, sino también todas las dificultades, trampas y normas escondidas que encontrarán. Hay que conocer las reglas para poder romperlas

El lado oscuro de emprender

0 Commentarios

Dejar un comentario